El Palacio de Lebrija se convierte en una de las mejores casas de Sevilla, esta casa no sólo cuenta con mosaicos, sino que en sus salas se atesoran multitud de restos arqueológicos de incalculable valor: vasos, ánforas, columnas, vasijas y esculturas. Además sus paredes se engalanan de elementos decorativos como sus arcos de traza árabe, sus adornos platerescos y su fachada y planta andaluza

El Marqués de Lozolla, Director General de Bellas Artes, lo definió como "el Palacio mejor pavimentado de Europa". Sus 580 metros cuadrados de mosaicos romano, de suelos y paredes, la convierten en la colección particular más importante del mundo.